En esta bitácora personal, un poco de todo aquello que me define. Impresiones, expresiones, descompresiones. CF, fantasía, terror. Música. Vida. Y otras yerbas...

martes, 27 de septiembre de 2011

El reto de los treinta libros: día 22 - Uno de poemas (no valen antologías)

Yo no soy un gran lector de poesía. He descubierto que, en muchos sentidos, me es más fácil escribir poemas que narrativa, lo cual me enoja. Pero sí sé que soy mejor lector de narrativa que de poesía.

Sin embargo hay un libro de poemas que me encanta, uno  que resalta en el recuerdo de los pocos que he leído, los cuales son una recopilación de la obra de Alfonsina Storni; un libro de poemas de Conrado Nalé Roxlo (cuyo título no recuerdo); "Cancionero y romancero de ausencias", de Miguel Hernández; y el libro que nos ocupa hoy: "Guitarra negra", de Luis Alberto Spinetta, un artista que es pilar de la historia del rock argentino. Una leyenda viva.

Se trata de un libro un poco difícil de conseguir, pues se hizo una escasa edición en 1977, nada más. Huelga decir que no fue popular para nada, pues basta ver la lírica de las canciones del Flaco para darse cuenta que no estamos frente a un artista del mainstream. "Guitarra negra" es un libro que mezcla en sus versos el surrealismo, la prosa poética y el arte del aforismo, una especie única de aforismo. No ese aforismo autoayudesco (perdón por el neologismo cacofónico), o didáctico. Mucho menos el aforismo a la Narosky. Estamos hablando de un aforismo profundo y, por momentos, casi desconcertante. Y es obvia la influencia de Antonin Artaud. De hecho los poemas incluidos fueron recopilados desde la época en que Pescado Rabioso (una de las más célebres bandas de rock formadas por el Flaco), grababa su último álbum: "Artaud".

¿Cómo llegó a mis manos? De forma insólita. La mamá de mi primera novia lo tenía arrumbado por ahí, y mientras yo ayudaba a ordenar un galpón viejo, lo encontré. Estoy casi seguro que intenté convencerla de que me lo regalara, pero seguro que no lo logré, porque recuerdo que lo hice fotocopiar y encuadernar por un amigo que también lo quería. Y también sé que luego lo presté, y que nunca más volvió a mis manos.

Pero les dejo el link de un blog donde podemos hallar "Guitarra negra", el libro completo.

De todos modos, voy a citar algunos versos pertenecientes a poemas distintos, versos seleccionados, los cuales me parecen de otro mundo. Qué lindo escribe el Flaco:


"Toma tus terráqueas y ásperas sogas
y despréndete humildemente de tu trono."

"Pero la atrofiada mandíbula…
Estamos atrofiados por demás.
Aun si no tuviéramos bocas
estaríamos comiendo carne apenas con los párpados."

"Con los roperos,
viviendo con los roperos,
aprendió a saludar
con ruido de puerta."

"El hombre que camina y no sabe lo que busca
se ha declarado arena
y podría sentirse sol entre las algas y los ripios."


Y ahora les transcribo dos poemas que me parecen los más hermosos del libro:


"Enumeramos ahora ciertas cosas:
CUERPO, CIELO, PALABRA y ACTO.

Cuerpo es el sinfín, donde experimentamos cada sensación por separado,
corno granos de arena y cada sensación en su totalidad, como arena.

Cielo es el punto al que nuestra vista identifica
más velozmente, por cubrirlo todo.

Palabra es la cara de la voz y es el sitio intermedio
entre el cuerpo y el cielo.

Acto fue el de los hombres que, al verse atrapados
en el paraíso, intentaron escapar del cielo."

 
"LA MUJER

Una mujer
desde otra tarde,
salpicada por un profundo espejo.

Tirada en el abismo
con sus menstruos carmín
depositados en el limo natural
con la precisión de besos.

Una damisela realmente celeste.
Vestidos de espuma dilatados,
corsés rosa,
adornos y teñidos.

Una mujer con collares
con ojos manuscritos
con pezones labiales y suaves
con sombreros de pétalos tan claros.

Una mujer dada a su propio mundo,
mundo que la deglute
y que te da los rayos.

Le da canastos con frutas e hijos,
miembros que la deshacen
y la vuelven a hacer nacer.
Barriletes en azoteas,
ligustros blancos.

Una mujer transportada es un misterio.
Donde rozan sus pies dialogan flores
y aparecen sangres."


Bueno. Basta, porque si sigo voy a transcribir todo el poemario. Lo recomiendo con todo mi entusiasmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada